Gracias, Gloria

No suelo tomar prestados los versos de otro, pero hoy la ocasión lo merece. Y siendo este año el centenario de su nacimiento y hoy el Día Mundial de la Poesía, ¿qué mejor que la señora Gloria para celebrar este día como dios no manda?
Feliz día de la poesía. Aunque pensándolo mejor, quizá sería más apropiado decir infeliz…pero bueno, eso ya para otro post.

gloria-fuertes-01

AUTOBIOGRAFÍA

Gloria Fuertes nació en Madrid

a los dos días de edad,

pues fue muy laborioso el parto de mi madre

que si se descuida muere por vivirme.

A los tres años ya sabía leer

y a los seis ya sabía mis labores.

Yo era buena y delgada,

alta y algo enferma.

A los nueve años me pilló un carro

y a los catorce me pilló la guerra;

A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.

Aprendí a regatear en las tiendas

y a ir a los pueblos por zanahorias.

Por entonces empecé con los amores,

-no digo nombres-,

gracias a eso, pude sobrellevar

mi juventud de barrio.

Quise ir a la guerra, para pararla,

pero me detuvieron a mitad del camino.

Luego me salió una oficina,

donde trabajo como si fuera tonta,

-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.

Escribo por las noches

y voy al campo mucho.

Todos los míos han muerto hace años

y estoy más sola que yo misma.

He publicado versos en todos los calendarios,

escribo en un periódico de niños,

y quiero comprarme a plazos una flor natural

como las que le dan a Pemán algunas veces.

-Gloria Fuertes

 

 

Desde aquí puedo ver sus cables

c73bbf0d51e7cf875c8f2004ea6f6cc6

Una lampara negra.

Nada especial.
Simplemente una lámpara,
negra,
colgando del techo,
ligeramente desprendida.

Una lámpara negra.

Desde aquí puedo ver sus cables.

Son tres.
Dos blancos y uno rojo.
Me provocan lástima.
La situación me resulta familiar.
Enmarañados, parecen abrazarse sin ganas.
Víctimas de la situación.

Es eso,
sus venas,
sus ganas,
al descubierto.
Solo perceptible desde aquí,
este punto exacto del sofá.
Es lo que me gusta;
que está ligeramente desprendida
y ahora puedo ver sus secretos.

Hoy sabemos lo mismo
la una de la otra.

-Natalia León

Voy a dejar este cuerpo muerto

4136517206_df71d2ced9_b

Voy a dejar este cuerpo muerto;
saldré deprisa y de golpe.
Saldré por la boca,
por donde salen
los insultos,
con cara de perro,
y la lengua fuera.
Salivando.
Enseñaré los dientes,
con el cuerpo arrugado
de malvivir adentro.
En esta cárcel.

Me sentaré de frente
al lugar donde solían
estar mis ojos.
Y a falta de papel
me arañaré el cuerpo
para no olvidarme.

Puede que me veas
con la cabeza abierta,
y entre gritos y grietas,
un pedazo del alma.

Saldré por la boca,
por donde salen los insultos.
Deprisa, de golpe
y con hambre.

– Natalia León